Gatos Maine Coon - Todo Sobre La Raza Más Grande del Mundo

Gigantes y tiernos, los gatos Maine Coon son perfectos si estás buscando una mascota cariñosa que se lleve bien con familias grandes o chicas.

Estos gatos son amigables, amables y de temperamento estable, lo que los convierte en maravillosos compañeros.

En este artículo te contaremos todo lo que debes saber acerca de estos impresionantes felinos, desde sus orígenes hasta su comportamiento y los cuidados necesarios que debes tener siempre presentes si decides llevar uno a casa.

El misterioso origen del Maine Coon

Provenientes de Estados Unidos, son unas de las razas más antiguas del país, aunque su origen ha estado envuelto en misterio e intriga a lo largo de su historia.

Se tienen registros de estos gatos desde la década de 1800, aunque fueron reconocidos como raza de forma oficial por la Asociación Felina CFA (Cat Fanciers' Association) en el año 1985 en el estado de Maine, gracias al cual reciben su nombre.

A pesar de muchas creencias en torno al origen de esta raza, la realidad es que se desarrolló de manera natural, son gatos 100%  domésticos y descienden de los primeros ejemplares traídos a Estados Unidos por los colonos.

Gracias a su excelente habilidad para la caza, los granjeros y marineros los usaban para atrapar ratones y ratas.

También se le conoce en ocasiones como "gatos mapache" por el parecido de su cola con la de estos animales: es esponjada y en ocasiones con anillos de color oscuro.

Su pelaje de doble capa y su cola peluda los ayudan a sobrevivir incluso a temperaturas bajo cero. El "coon" de su nombre proviene directamente de la palabra "racoon", o "mapache" en inglés.

Características

Indudablemente, el gran tamaño de estos gatos es la característica gracias a la cual gozan de mucha fama alrededor del mundo.

Su cuerpo es musculoso y alargado con la cola larga y esponjada. Por lo cual, da la impresión de tener un tamaño más grande.

La apariencia que tienen hoy en día es resultado de los cruces selectivos, los cuales dieron como resultado otras características que los hacen muy reconocibles e incluyen:

  • Su apariencia robusta que los hace parecer muy imponentes
  • Algunos ejemplares pueden llegar a pesar hasta 9 Kg
  • Pelaje sedoso y desigual, con tres longitudes diferentes que cambian a lo largo del cuerpo
  • Otra característica interesante es que el pelaje es desgreñado y cae más sobre el área del estómago y detrás de las piernas, pero es más corto sobre los hombros
  • Cola larga y bien formada
  • El perfil muestra una ligera caída debajo de sus grandes ojos
  • Su pecho es ancho y prominente
  • Orejas grandes, algo caídas por el peso y llenas de pelo
  • Sus patas son grandes, redondeadas y muy peludas, que les permiten caminar sobre la nieve con facilidad
  • No son hipoalergénicos

Los gatos Maine Coon también se destacan por el dulce y silencioso maullido que emiten.

Su voz es tranquila y tiende a gorjear o quebrarse un poco cuando emiten el sonido, aunque como cualquier otro gato, seguramente empezará a maullar con más fuerza al momento de pedir comida.

Otro aspecto interesante es que el Maine Coon tarda en madurar, más que otras razas de gatos, y la mayoría no alcanza su crecimiento completo hasta aproximadamente los 4 años de edad.

Variedades de color

Los Maine Coon atigrados marrones son quizás los más populares, pero se pueden encontrar en casi cualquier color y patrón, además del chocolate, el gris y el patrón del Himalaya (puntiagudo).

Existen Coons para todos los gustos, esta raza incluye una amplia gama de colores de pelaje, y existen aproximadamente unas 75 combinaciones de color diferentes.

El color de sus ojos varía según su pelaje, pero pueden ser verdes, amarillos cobrizos, o azules.

Esperanza de Vida

Aunque este aspecto varía enormemente de un gato a otro, en promedio los Maine Coon pueden vivir de 12 a 15 años, siempre y cuando se mantengan los cuidados adecuados desde que son pequeños.

Cuidados de los Gatos Maine Coon

Cuidar a un gato Maine Coon requiere tiempo y compromiso. Hay mucho que saber acerca de tener uno en casa como parte de la familia, estas son las necesidades y cuidados básicos que debes conocer:

El Espacio

Debido a su gran tamaño, necesitan de un lugar amplio para jugar y poner a prueba su instinto natural de cacería.

Adoran los espacios abiertos como patios o jardines, pero mientras cuentes con el espacio necesario para que el gato pueda moverse cómodamente será más que suficiente.

También son excelentes escaladores, por lo que debes procurar tener muebles y estructuras que puedan soportar adecuadamente el peso del gato y darles acceso a lugares altos.

Pelaje

Debido a la espesa melena que recubre su cuerpo, típica en animales que se adaptan a los climas fríos, es importante cepillarlos diariamente con un cepillo especial para pelo largo.

De esta forma evitarás problemas gastrointestinales provocados por las bolas de pelo que se acumulan en su estómago como resultado de acicalarse, además, reducirás considerablemente los restos de pelo muerto por toda la casa.

Gracias a que adoran la atención constante, será muy sencillo llevar a cabo esta tarea frecuentemente.

Baños

Es un hecho, como pocos gatos, los Maine Coon adoran el agua y toda actividad que implique estar en contacto con ella, y eso incluye los baños.

Si bien los gatos se limpian a sí mismos y no requieren de baños frecuentes como por ejemplo, los perros, no es necesariamente dañino darles uno cada cierto tiempo, lo importante es no hacerlo de manera muy seguida para no afectar el Ph natural de su piel.

El cepillado regular te ayudará a mantenerlos limpios y saludables.

Bañar a tu gato hace que su pelaje esté más limpio y su piel más sana, pero no es completamente necesario, en especial si tu gato está siempre dentro de la casa.

Las excepciones pueden ser pintura, exceso de suciedad y productos químicos en su pelaje.

Alimentación

Al igual que con otras razas de complexión grande, es importante evitar que los gatos Maine Coon adquieran conductas que los lleven a padecer sobrepeso, algo que puede suceder fácilmente si el gato se alimenta libremente.

Evita dejar la comida en el tazón en todo momento, y en su lugar es preferible alimentarlo con porciones de comida medidas dos veces al día.

Para todos los gatos, mantenerse delgado es más saludable. Para los Maine Coon, que son propensos a la displasia de cadera, mantenerse dentro de su peso promedio puede ayudar a prevenir el desarrollo o el empeoramiento de esta condición y de problemas en las articulaciones.

Para obtener más consejos sobre qué alimentos le puedes ofrecer o cómo medir las cantidades diariamente, lo mejor es consultar con el veterinario o criador.

Uñas

Una de las características más importantes son las uñas. Tiene 5 dedos en sus patas delanteras y 4 en las patas traseras.

Eso da un total de 18 garras por las que hay que preocuparse y cuidar.

Es bien sabido que estos felinos tienen un impulso e instinto natural de rascarse a cada rato.

Tener un par de rascadores en casa es algo casi obligatorio, de lo contrario, es probable que busque atentar contra tus preciados muebles y otros objetos decorativos.

Cuando te enojas con tu mascota por usar los muebles como rascador, esto sólo creará aún más estrés para él.

Tampoco es recomendable cortar las uñas de tu gato, lo ideal es que el mismo cuente con una superficie con la que pueda rascar sus uñas para limarlas de manera natural.

Los postes para rascar que necesita deben ser resistentes con una base fuerte, también hay algunos que se adhieren a la pared, que también pueden funcionar de maravilla para mantener sus garras controladas.

Comportamiento del Maine Coon

A pesar de tener una apariencia algo intimidante, la personalidad de estos gatos hace juego con sus grandes dimensiones: son de carácter apacible y tranquilo, el típico gigante gentil.

Son ideales para dueños de gatos primerizos, además de ser muy pacientes con los niños, algo que suele ser uno de los principales aspectos a tomar en cuenta a la hora de adoptar a un gato.

Naturalmente tienen un comportamiento curioso, sociable y juguetón, algo que a los niños seguramente les encantará al tener uno de estos enormes felinos en casa.

Los Coons se llevan bastante bien con otras mascotas, de hecho, no son conocidos por ser animales precisamente solitarios a los que se pueda dejar durante muchas horas solo en casa mientras sus dueños salen.

¿Puedo entrenar a un gato Maine Coon?

Gozan de un gran nivel de inteligencia, lo que hace que sean fáciles de entrenar, dos cualidades que se asocian mucho más con la forma de ser de los perros.

Responden bastante bien a los métodos de entrenamiento en positivo con la ayuda de golosinas o premios, y son capaces de aprender una gran variedad de trucos y órdenes sencillas.

¿Los gatos Maine Coon son buenas mascotas?

Los Maine Coon son excelentes mascotas para un ambiente familiar, sea grande o pequeño.

Por supuesto, no hay que olvidar enseñarles a los niños a respetar los límites con el animal y no perturbar su espacio ni jugar de forma brusca o violenta con este o con cualquier otra raza de gato para evitar posibles problemas.

Recuerda que siguen siendo gatos, y por lo tanto, así como pueden disfrutar enormemente de tu cercanía, también necesitan algo de independencia y tranquilidad durante el día.

Enfermedades comunes

Los Maine Coon son bien conocidos por ser una raza de gato muy resistente, sobretodo a condiciones climáticas muy adversas, sin embargo, a pesar de esto no son genéticamente perfectos, y tienen cierta predisposición a padecer de algunos problemas de salud, estos incluyen:

  • Displasia de cadera: Esto se da cuando las articulaciones de la cadera no se desarrollan con normalidad, lo que resulta en una dislocación en la cavidad.

Esta enfermedad se caracteriza por el deterioro progresivo y la completa pérdida de las funciones de la articulación de la cadera.

  • Miocardiopatía hipertrófica: Esto ocurre cuando las paredes musculares que rodean el corazón se engrosan de forma anormal, lo que afecta negativamente la función cardíaca del gato.

Actualmente se desconoce la causa exacta de esta enfermedad, sin embargo, los científicos creen que puede haber un factor genético que determina el desarrollo de la misma.

  • Atrofia muscular espinal: Esta enfermedad genética hereditaria puede reducir la esperanza de vida de un gato.

Ocasiona la pérdida de neuronas importantes dentro de la médula espinal inferior, lo que a su vez provoca un deterioro de los músculos en su zona posterior.

  • Estomatitis: Se caracteriza por la formación de úlceras bucales muy dolorosas, otros síntomas incluyen la inflamación de las encías y la boca del felino.
  • Enfermedad periodontal: También conocida como "enfermedad de las encías", es sumamente común, y afecta directamente tanto la dentadura del gato como la salud general de la boca generando molestias a la hora de comer y masticar los alimentos.
  • Enfermedad renal poliquística: Es una enfermedad hereditaria por la cual los felinos nacen con quistes en sus riñones que pueden crecer gradualmente.

Por lo general, estos quistes aumentan de tamaño lentamente y no suelen detectarse hasta que el animal llega a los siete u ocho años de edad.

Sin embargo, si alguna de estos quistes crece de forma exagerada, puede afectar gravemente el funcionamiento normal de los riñones hasta provocar una insuficiencia renal.

El mejor consejo, es que antes de adquirir uno de estos enormes gatos, los futuros propietarios deben asegurarse de conocer los problemas de salud más comunes que un Maine Coon puede desarrollar con el paso de los años.

¿Encontraste útil o inspiradora esta publicación? ¡Guarda este PIN en tu tablero de Mascotas en Pinterest!

Maine Coon - La Raza Felina Más Grande del Mundo

También te puede Interesar esto 👇🏼👇🏼

Subir