¿Cuál es el Gato Esfinge? Aquí Te lo Contamos

¿Cuál es el Gato Esfinge? Aquí Te lo Contamos

El gato esfinge es una raza originaria de Canadá que destaca por su delicado y peculiar aspecto gracias a la ausencia de pelaje en su cuerpo.

Esta característica hace que los gatos esfinge sean de las razas más particulares en el mundo felino, y su aspecto físico resulta tan extraño como fascinante para muchos, tanto que hoy en día es muy buscado como mascota de compañía en muchos hogares.

En este artículo, descubrirás todo acerca de estos peculiares gatos sin pelo, además de curiosidades y lo más importante: todos los cuidados que debes tener en cuenta si estás considerando adoptar o si ya tienes uno de estos exóticos gatos en casa.

Origen y características

También se le conoce como Sphynx o gato egipcio, ya que se cree que su nombre guarda una estrecha relación con este país, en gran parte por su gran parecido físico con las representaciones de la diosa Bastet en la cultura egipcia.

Sin embargo, el origen de estos gatos es mucho más reciente de lo que podrías creer.

Los gatos esfinge aparecieron por primera vez a finales de la década de los 60 's en la ciudad de Toronto, Canadá, gracias a una mutación natural del gen recesivo en los gatos de la raza Devon Rex.

De allí en adelante muchos criadores comenzaron a criarlos y a experimentar un poco con los cruces hasta dar con las características que hoy en día lo hacen tan reconocido.

El curioso aspecto físico de estos gatos destaca por:

  • Ser de tamaño medio, no hay variedades pequeñas.
  • Cabeza en forma triangular con un rostro afilado en forma de cuña.
  • Orejas largas con la base algo ancha y que terminan en punta.
  • Ojos grandes, saltones y con forma almendrada.
  • Cola alargada, que en ocasiones se le compara con la de los roedores.
  • Y lo que les otorga su fama: una piel llena de pliegues, arrugas y carente de pelo.

Puede que muchas personas piensen que los gatos egipcios son un tanto "feos", hasta el punto de sentir algo de miedo hacia ellos.

Pero al convivir con uno podrás darte cuenta de que son tan adorables como cualquier otro gato y tienen una personalidad muy dulce.

Esperanza de vida

Otro dato curioso sobre los gatos esfinge es que son bastante longevos, pueden vivir de 14 a 20 años, siempre y cuando se mantengan los cuidados adecuados.

Muchos suelen vivir un poco menos, sin embargo, la tasa de mortalidad se basa principalmente en datos de muertes que se dan en los cachorros o gatos esfinge en edades tempranas y por problemas genéticos en la mayoría de los casos.

Luego de que cumplen el año el riesgo de muerte temprana es mucho menor.

Puede que su apariencia de la sensación de que es un gato excesivamente delicado y frágil, pero en realidad son muy resistentes.

¿Por qué los gatos esfinge no tienen pelo?

¿Por qué los gatos esfinge no tienen pelo?

Aunque así lo parezca, estos gatos realmente no son completamente calvos, su piel está recubierta por una capa de vellos extremadamente delgados y tan pequeños que son casi imperceptibles a simple vista.

Esta característica es el resultado de una mutación genética natural, y no se trata de algún problema congénito o de salud, aunque sí los convierte en gatos un tanto delicados, puesto a que el pelaje en los animales tiene diversas funciones como aportarles calor en épocas de frío, así como protegerlos del sol y de otros agentes externos.

A pesar de que los Sphynx sean de las razas de gatos sin pelo más conocidas a nivel mundial (por no decir que la más conocida), se pueden encontrar dos variedades del mismo: una europea y otra americana.

También existen otras bastante similares como el gato Kohana, el gato Bambino de patas cortas y el gato Peterbald.

¿Puedo adoptar un gato esfinge si soy alérgico a los gatos?

Muchas personas alérgicas a los gatos suelen creer que al carecer de pelaje, los gatos esfinge son una buena opción para quienes sufren por las alergias comunes hacia las mascotas, cuando la verdad es que estos gatos no son hipoalergénicos.

Recordemos que este tipo de alergias se producen a través de agentes patógenos presentes en las células muertas de la piel del animal, la orina e incluso la saliva y no propiamente del pelo como se suele creer.

Temperamento de los gatos esfinge

Puede que en muchas películas estos gatos son representados como villanos malvados, pero esto no puede estar más alejado de la realidad.

No te dejes llevar por su apariencia, los gatos esfinge son sumamente cariñosos y dependientes de sus cuidadores, esto significa que constantemente estarán detrás de ellos en busca de caricias y mimos.

Incluso muestran este tipo de conducta hacia invitados desconocidos para ellos, algo un tanto fuera de lo común en los gatos.

Además, se llevan bien tanto con niños como con otras mascotas en casa.

La forma esbelta y delgada de su cuerpo los convierte en felinos muy ágiles para saltar y correr, si adoptas uno también podrás notar que son bastante activos y juguetones durante el día, en especial cuando son pequeños.

Normalmente son tranquilos y poco problemáticos, aunque cuando llegan a la madurez sexual y las hembras entran en etapa de celo, los machos pueden adoptar un comportamiento un tanto fuera de lo usual, como mostrarse mucho más territoriales, marcar ciertos lugares de la casa y maullar con más fuerza.

Temperamento de los gatos esfinge

Cuidados del Gato Esfinge y de otras razas sin pelo

Son gatos altamente recomendados para mantener en el interior de la casa, alejados ciertos factores del mundo exterior que les pueden afectar como por ejemplo los rayos solares.

La temperatura ideal de tu hogar debería oscilar entre los 24° y 25° C (75,2° - 77° F) para que se sienta a gusto.

Existen muchas dudas en torno a los cuidados que requieren estos gatos, muchas de ellas podemos aclararlas a continuación.

Alimentación del gato esfinge

La dieta para estos gatos no es distinta a la de cualquier otro gato casero. Sin embargo, al no tener pelo, siempre es buena idea incluir un poco más del porcentaje de proteína (al menos un 35%, de 5 o 10% más que un gato normal) dentro de su plan de alimentación general.

Esto les ayuda a generar grasas que les permiten a su vez desarrollar mucho mejor sus defensas y su mecanismo de termorregulación corporal.

Otro dato que debes saber sobre los gatos esfinge es que tienen tendencia a la glotonería, debido a su acelerado metabolismo, otra característica de la especie que los diferencia de otros gatos.

Por eso, debes tener cuidado y medir correctamente las porciones de comida que le vas a dar todos los días para mantener una dieta balanceada, para evitar el sobrepeso y otros problemas de salud derivados de esto.

Recuerda que no debes darle comidas humanas a tu gato, ofrécele sólo piensos y alimentos especiales para su dieta que sepas que puedan digerir sin problemas.

Alimentación del gato esfinge

Consejos para el cuidado externo y de la Piel

  • Aplica un protector solar especial para gatos cuando sepas que se va a exponer al sol.
  • Su piel es muy sensible a las bajas temperaturas, por eso debes conseguirle algunos suéteres o abrigos, especialmente si vives en lugares de clima frío.
  • Su característica falta de pelo también hace que la suciedad entre con facilidad y se adhiera a la piel de sus orejas, para limpiarlas debes tomar un trozo de gasa estéril y mojarla con una solución especial para las orejas de los gatos y retirar poco a poco los restos de suciedad en cada oreja
  • Tampoco tienen pestañas, y para evitar la formación de lagañas sobre sus ojos y prevenir infecciones puedes limpiar esta zona regularmente con un trozo de gasa y empaparla con un poco de suero fisiológico.
  • Para ayudarlo a mantenerse limpio, puedes pasarle toallitas húmedas de bebé por su piel cada cierto tiempo para retirar un poco el sebo que se acumula en ella.

¿Cómo bañar a un gato esfinge?

En el caso de estos gatos, la sudoración produce una especie de capa de sebo que tiende a ensuciar su piel, sobretodo en el área de la cola y el hocico, por lo que deberás darle un baño cada cierto tiempo.

Estos son los únicos gatos a los que necesariamente deben bañarse con regularidad pero sin exceder la frecuencia de los mismos, ya que eso sólo causaría alteraciones en el pH de su piel.

Debes hacerlo al menos una vez al mes o dependiendo de qué tan sucio lo encuentres, a continuación te detallaremos paso a paso de cómo bañarlo correctamente:

  • Paso 1: Corta sus uñas

Antes de proceder a bañar a tu gato, ya sea un esfinge o de cualquier otra raza, siempre es buena idea recortar un poco sus uñas.

De esta forma, evitarás que el gato te haga daño si intenta rasguñarte con sus garras o si se pone algo agresivo al entrar en contacto con el agua, sólo debes asegurarte de no cortarlas demasiado cerca de los dedos, trata de recortar únicamente las puntas.

  • Paso 2: Prepara el baño

Consigue un champú especial para gatos que sea suave y preferiblemente hecho a base de ingredientes de origen natural.

Llena una bañera con agua, debe estar a una temperatura templada, ni muy fría ni muy caliente; también debes tener cerca una toalla suave con la cual secarlo después.

  • Paso 3: Comienza a bañarlo

Coloca al gato dentro de la bañera con agua lentamente y con cuidado pero con decisión. Puede que se queje un poco al inicio, en especial si no está acostumbrado, aunque esto es normal.

Por eso es importante que inicies con los baños cuando están pequeños para que puedan familiarizarse con ellos.

Luego, vas a aplicar el champú restregándolo por todo su cuerpo. Asegúrate de que lo pases bien por todos los pliegues de su piel, en especial en el área de la barriga y el cuello, ya que allí es donde se suele acumular más grasa y suciedad.

Ten cuidado para evitar dejar caer champú o agua en sus ojos, nariz y oídos.

Una vez que hayas terminado esto enjuaga con abundante agua y retira todos los restos de espuma y de champú.

Puede que necesites repetir todo este proceso dependiendo del nivel de suciedad que lleve en su piel.

  • Paso 4: Secado

Saca a tu gato de la bañera y envuélvelo en una toalla para comenzar a secarlo.

Frota toda su piel para quitar el exceso de agua, en especial entre los pliegues y arrugas de la piel.

No se recomienda el uso del secador en los gatos esfinge, esto tanto por el ruido como por el calor que genera, cuando lo vayas a secar debes utilizar sólo una toalla y hacerlo con mucha delicadeza.

  • Paso 5: Limpia sus oídos

Para terminar, toma un bastoncillo o hisopo para secar y quitar cualquier exceso de agua que pueda haber entrado en el interior de sus oídos.

Trata de no introducir demasiado el bastoncillo para evitar causar daños en el canal auditivo.

También puedes aprovechar este momento para limpiar el área de los ojos con un trozo de gasa, e ir eliminando poco a poco las lagañas.

¿Cómo bañar a un gato esfinge?

Enfermedades comunes

Los gatos egipcios no están exentos de ciertas condiciones de salud, en especial si hablamos de gatos que provienen de mutaciones genéticas y que al buscar linajes puros al realizar los cruces para modificar o mantener ciertas características físicas, las crías resultantes de los mismos son propensas a ciertas enfermedades congénitas, tales como:

  • Cardiomiopatía hipertrófica: Esta enfermedad es de las más comunes entre los gatos domésticos, y ocasiona un engrosamiento anormal en el músculo cardíaco, a este engrosamiento muscular también se le conoce como hipertrofia. Los síntomas incluyen respiración acelerada, jadeos, falta de apetito y, en casos graves, parálisis en uno o más miembros.
  • Urticaria pigmentosa: Se caracteriza por la formación de pápulas e hiperpigmentación cutánea o en la piel a modo de parches que producen comezón intensa y molestias en el animal. Esta condición, junto con la dermatitis se suele presentar en gatos sphynx a partir del año o año y medio.

  • Pérdida prematura de dientes: Después de cumplir los 3 años de edad, muchos de estos gatos suelen presentar signos y síntomas de enfermedades periodontales que pueden traer como consecuencia el deterioro y caída de las piezas dentales. Esto debido igualmente a condiciones genéticas, por lo que no tienen cura ni métodos de prevención.
  • Miopatía Congénita: Es un trastorno de tipo muscular que ocasiona disminución de la masa muscular (hipotonía) y por consiguiente cierta debilidad en las articulaciones, fatiga y temblores.

Otros problemas de salud en general comunes en estos gatos, mayormente por su falta de pelo, incluyen

  • Infecciones y formación de hongos en el área de los ojos, las orejas y las uñas.
  • Otitis unilateral y bilateral por la acumulación de cerumen en la parte interna de los oídos.
  • Bronceado y quemaduras solares.
  • Tumores en la piel.
  • Infecciones respiratorias a causa de una excesiva exposición al frío.

Es por ello que debes prestar atención especial al cuidado diario de estas áreas, y mantenerlas libres tanto de suciedad como de humedad.

Si en algún momento notas algún comportamiento extraño o fuera de lo habitual en tu gato que denote una sensación de malestar, no lo dejes pasar por alto, y acude de inmediato al veterinario para que pueda darte la mejor solución y tratamiento.

Los gatos esfinge o sphynx son animales de gran carácter que se convertirán en fieles compañeros con mucho amor para dar, aunque siempre debes tener en cuenta que son gatos con cuidados y necesidades en ocasiones tan particulares como ellos, por lo que debes considerar todos esos aspectos antes de tomar la decisión de llevar uno a casa.

También te puede Interesar esto 👇🏼👇🏼

Subir

Este sitio web utiliza cookies: Leer Más